Ciencia curiosa

El mayor salto de la Historia

Joseph KittingerA finales de la década de los años 50 el Gobierno de los Estados Unidos puso en marcha una serie de proyectos aeronáuticos destinados a investigar los saltos a grandes altitudes. La idea era tan sencilla como loca y arriesgada: elevarse hasta el límite del espacio exterior y comprobar los efectos a los que podrían enfrentarse los pilotos de cazas si tuvieran que abandonar el aparato en una emergencia.

En marzo de 1953 se inició el plan High Dive y aunque en sus inicios tan solo se usaron maniquies, pronto pasarían a realizar pruebas con humanos. Aquí es donde entra en acción nuestro protagonista: Joseph Kittinger, un oficial y piloto de las Fuerzas Armadas que rápidamente se convertiría en una pieza fundamental del siguiente proyecto: Excelsior.

Excelsior significa en latín "más arriba" y eso es exactamente lo que consiguieron.

La primera misión de esta iniciativa aeronáutica, el Excelsior I, casi consigue acabar con el joven piloto. A mediados de noviembre de 1959, el globo adquirió una altura de 23.287 metros. Diversos fallos en el instrumental elevaron la altitud 4 kilómetros más de lo previsto y el paracaídas inicial se abrió demasiado pronto. Además la mala suerte hizo que uno de los paracaídas que actuaban como estabilizadores de giro se enredara en el cuello de Kittinger que cayó sin control girando a 80 revoluciones por minuto.

Kittinger saltando desde el Excelsior IIIEl piloto intentó estabilizarse en el aire tanto como pudo pero finalmente se desmayó en la caída. La previsión de los ingenieros salvó la vida del arriesgado saltador: por fortuna, los técnicos habían incorporado un sistema automático que se activaba a los 6.000 pies en caso de que algo saliera mal.

El inicio del proyecto Excelsior dejaba muchas dudas. En su primer salto casi todo lo que podía fallar había fallado y Kittinger había salvado la vida por los pelos, aterrizando inconsciente y solo gracias a aquel sistema incorporado en el último momento.

El segundo salto del proyecto Excelsior tuvo mejores resultados y el piloto consiguió elevarse hasta algo más de 22 kilómetros de altura (74.700 pies). Todo funcionó correctamente esta vez y aterrizó sin problemas en el desierto de Nuevo México... estaban preparados para afrontar el gran reto: superar los 100.000 pies.

El Excelsior III pasaría a la historia como el mayor salto jamás realizado en la historia de la humanidad.

El 16 de agosto de 1960, Joseph Kittinger subió a la góndola del globo aerostático del Excelsior III, se elevó durante más de tres horas hasta alcanzar los 31.000 metros de altura... y saltó.

Eran 102.800 pies, más de 31 kilómetros de altura, y en el globo llevó consigo un cartel que ponía "Éste es el escalón más alto del mundo".

El salto al vacío de Kittinger duró cuatro minutos y medio, alcanzando una velocidad de caída de 990 kilómetros por hora.

Nadie ha podido romper aún su récord.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK